Historia que nos lleva a formar Residencia «Casa de la Ribera«.

Después de haber cumplido 9 meses de conscripción, me dieron de baja por mantención de Hogar debido a que a mi Padre le pronosticaron 6 meses de vida al diagnosticarle cáncer. Tras haber enfrentado múltiples operaciones contra esta dura enfermedad y otras, como un triple bypass, vivió otros 22 años, que ciertamente fueron difíciles debido a su colostomía.

Hoy día, por la vorágine del modo en que vivimos, es aún más probable que debamos recurrir a una asistencia externa para la atención de nuestros seres queridos.

En la Residencia “Casa de la Ribera”, nuestra intención es la de ofrecer un lugar digno para nuestros mayores, esa idea de sentirse en Casa, dónde se los asista con atención profesional, confort, comodidades y brindarles además una cuota adicional de cariño por parte de nuestro plantel, para hacerle frente a los avatares de salud que traen aparejados los años.